miércoles, 30 de noviembre de 2016

Hasta siempre comandante






blog-logo

 http://www.elcronistadiario.com/2016/11/opiniones-hasta-siempre-comandante/

OPINIONES: Hasta siempre comandante

Ricardo Romero // @Richardbsas // Observatorio Política Latinoamericana UBA
Durante un congreso latinoamericano de estudiantes en abril del 2000, en una cena de camaradería, la delegación argentina de la FUA le preguntamos a Fidel, entre otras cosas, si no era conveniente hacer la transición en vida. Nos miró y dijo: “No se preocupen, cuando comience a chochear dejaré el poder”. Quedamos sorprendidos y conformes por la respuesta. Pero sonriente nos dice: “El problema es que negar el chocheo es parte del chocheo”.
Resultado de imagen para FIDEL CASTRO
Éste es el recuerdo más fuerte que tengo de uno de los líderes latinoamericanos más grandes de la historia. Que nos dió la primicia, dejó el poder cuando la salud lo condicionó, pero tenía la cintura de responder cosas incisivas con una cintura destacable.
Sin duda, con la epopeya de la Revolución Cubana, Fidel será juzgado por la historia como el comandante de un proyecto de democracia y libertad de los pueblos de América Latina. Porque Fidel  logró darle un proyecto de dignidad a una Isla que era casi un paraíso fiscal de los Estados Unidos.
Su muerte llega en un momento crucial y complejo para Cuba en un escenario que cambia drásticamente con la llegada de Trump al gobierno de los Estados Unidos, que podría volver al esquema de bloqueo y sometimiento para Cuba.
Será su legado presente en las nuevas generaciones la base de la continuidad de su propuesta emancipatoria para los pueblos de América Latina. Especialmente por los miles de médicos que formó la Escuela Latinoamericana de Ciencias Médicas en el continente, cuyos médicos son un mensaje de solidaridad y fraternidad para los hermanos del continente.
Por eso, por el momento, a Fidel le decimos, Hasta siempre Comandante!

martes, 29 de noviembre de 2016

Una isla de dignidad. En homenaje a Fidel Castro



http://www.tiempoar.com.ar/articulo/view/62657/una-isla-de-dignidad-por-ricardo-romero-polita-logo

Una isla de dignidad. Por Ricardo Romero, politólogo


Durante un congreso latinoamericano de estudiantes en abril del 2000, en una cena de camaradería con la delegación argentina de la FUA, le preguntamos a Fidel, entre otras cosas, si no era conveniente hacer la transición en vida. Nos miró y dijo: “No se preocupen, cuando comience a chochear dejaré el poder”. Quedamos sorprendidos y conformes por la respuesta. Pero sonriente nos dice: “El problema es que negar el chocheo es parte del chocheo”.
Este es el recuerdo más fuerte que tengo de uno de los líderes latinoamericanos más grandes de la historia. Que nos dio la primicia: dejó el poder cuando la salud lo condicionó, pero tenía la cintura de responder cosas incisivas con una cintura destacable.
Sin duda, con la epopeya de la Revolución Cubana, Fidel será juzgado por la historia como el comandante de un proyecto de democracia y libertad de los pueblos de América Latina. Porque logró darle un proyecto de dignidad a una isla que era casi un paraíso fiscal de los Estados Unidos.
Su muerte llega en un momento crucial y complejo para Cuba en un escenario que cambia drásticamente con la llegada de Donald Trump al gobierno de los Estados Unidos, que podría volver al esquema de bloqueo y sometimiento para Cuba.
Será su legado presente en las nuevas generaciones la base de la continuidad de su propuesta emancipatoria para los pueblos de América Latina. Especialmente por los miles de médicos que formó la Escuela Latinoamericana de Ciencias Médicas en el continente, cuyos profesionales son un mensaje de solidaridad y fraternidad para los hermanos del continente.
Por eso, por el momento, a Fidel le decimos, Hasta siempre, comandante!
* Observatorio Política Latinoamericana UBA


jueves, 17 de noviembre de 2016

Argentrump




http://www.veintitres.com.ar/article/details/112861/argentrump

Argentrump

Por Pablo Galand
LECTORES@VEINTITRES.COM
¦ Cómo afectará el triunfo republicano la economía argentina y latinoamericana. Las consecuencias de "abrirse al mundo" y el rol de la Alianza del Pacífico.
El triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos abre interrogantes de todo tipo. Uno de ellos está vinculado con el escenario que se abre en América latina, teniendo en cuenta el discurso antiinmigrante que expuso en campaña el mandatario electo y que su propuesta económica está basada en un fuerte proteccionismo que puede afectar las relaciones comerciales en la región. Veintitres.com consultó a tres especialistas para trazar el escenario que se puede abrir a partir del 20 de enero, cuando Trump sea el nuevo habitante de la Casa Blanca.

“La moneda está en el aire”, afirma el sociólogo Gabriel Puricelli, coordinador del Laboratorio de Políticas Públicas. “Existe la posibilidad de que Trump se convierta en una especie de Menem estadounidense y les termine entregando la llave a los poderes fácticos. Pero también hay que tener en cuenta que a lo largo de la campaña se peleó con el 80 por ciento de los dirigentes del Partido Republicano y con el 100 por ciento de los hombres vinculados a la diplomacia de su partido. Por lo tanto, puede llegar a hacer un giro inesperado en su política exterior”.

El politólogo Ricardo Romero, integrante del Observatorio de Política Internacional de la UBA, traza una divisoria entre lo que fueron las promesas de campaña y su futura gestión. “Hay que ver qué margen de maniobra tiene para hacer un giro muy drástico en política exterior, cuando hay vínculos y acuerdos preestablecidos”, señala. Indica como ejemplo el caso de Cuba, tras los acercamientos diplomáticos que se habían alcanzado durante la gestión de Barack Obama. “Se podría suponer que Trump podría tirar para atrás todo lo que se avanzó en estos últimos años. Pero le puede generar un alto costo político con el resto de los países latinoamericanos, que Trump deberá evaluar si le conviene tomar”, añade.

Con respecto a lo que puede suceder en los vínculos comerciales y financieros con la Argentina, el economista Marcos Leonetti entiende que el triunfo de Trump no es una buena noticia para el gobierno argentino. “Posiblemente, Trump impulse una suba de la tasa de interés, lo que a los países de la región les va a generar un doble problema: tanto la deuda como el financiamiento van a ser más caros. Teniendo en cuenta el giro político que se dio en países como Argentina y Brasil en el último año, vamos a un escenario similar al de los '80, cuando luego del período de fuerte endeudamiento externo que se llevó adelante durante la etapa de dictaduras, se entró en una escalada cada vez más difícil de manejar por tasas altísimas. La diferencia es que la economía no está tan bien como para que el alza de las tasas sea tan grande. Pero con que la Reserva Federal decida una suba de solo dos puntos, el daño es significativo”, indica.

En su objetivo de “reinsertarse en el mundo”, el gobierno argentino apuntó a acercarse a los países que integran la Alianza del Pacífico, con la intención de generar acuerdos de libre comercio con Estados Unidos. Las promesas proteccionistas de Trump podrían poner en cuestión esta estrategia diplomática. Sin embargo, Puricelli cree que en esto poco se puede avanzar, más allá de quién gobierne en la Casa Blanca. “Los planes de sumarse a largo plazo son muy a largo plazo, en lo inmediato no hay condiciones para que eso suceda. Lo veo más como una sobreoferta retórica por parte del gobierno argentino que como una posibilidad concreta. Antes de ingresar a la Alianza del Pacífico hay que desarmar el Mercosur y convencer a los empresarios locales de renunciar a los aranceles con los que hoy cuentan. No lo veo como un escenario posible en el corto plazo”.

Romero entiende que la política proteccionista que pueda aplicar Trump no generará cambios sustanciales en las relaciones comerciales con América latina. “No creo que Estados Unidos vaya hacia un proceso aislacionista como vivió en los años '20”, indica. “Las ventajas comparativas con las que cuenta Estados Unidos a nivel tecnológico con respecto a América latina le permiten mantener los acuerdos comerciales, sobre todo con los países de la Alianza del Pacífico, sin que eso le genere una invasión de productos importados, como sí puede ocurrir con otros países”, agrega.

La llegada de inversiones extranjeras es una de las grandes apuestas del gobierno argentino para reactivar la economía. Si el triunfo de Trump puede alterar esa instancia es una cuestión en la que los consultados tienen miradas divergentes.  Leonetti sostiene que una suba de la tasa de interés va a generar “que los dólares financieros que se encuentran en los mercados emergentes vuelvan a la Reserva Federal. Por lo tanto, la gran abundancia de dólares se va a calmar y no va a haber tanta liquidez. Va a menguar la sobreoferta. Son todas perspectivas que atentan contra el actual viento de cola financiero al que se subió el Gobierno. El equipo económico se va a encontrar, por lo tanto, con menos herramientas para remontar la economía desde su lógica de abrirse al mundo”, indica.

Puricelli, en cambio, sostiene que la llegada de inversiones a las que apuesta el gobierno de Cambiemos “depende de las decisiones que tomen empresas privadas, no de la política exterior que marque Trump. De hecho, no atacó a los americanos que invierten fuera del país. Que empresas estadounidenses inviertan o no en la Argentina dependerá de las condiciones que les ofrezca el país y de los planes de negocios”, indica.

A partir del 20 de enero del año que viene se develará el misterio.

0 comentarios
Ordenar por
Agregar un comentario...


Facebook hazte Fan

Comentarios en Facebook

Ricardo Romero

Entradas populares

Blogs

Mi lista de blogs