domingo, 30 de diciembre de 2012

El Ying y el Yang de dos vecinos

http://sur.infonews.com/notas/el-ying-y-el-yang-de-dos-vecinos

El Ying y el Yang de dos vecinos

Año 5. Edición número 241. Domingo 30 de diciembre 2012
Desde sus raíces históricas, Brasil y Argentina estuvieron vinculados en procesos políticos similares. Al ver los parecidos entre Mariano Moreno y Joaquim Gonçalves Ledo; Julio A. Roca y Deodora Da Fonseca; Juan D. Perón y Getulio Vargas; Arturo Frondizi y Jusbelino Kubischetk; Raúl Alfonsín y José Sarney; Carlos Menem y Fernando Henrique Cardoso; se puede marcar un paralelismo en la vida de ambos países. Pero, la dupla Ignacio Lula Da Silva y Néstor Kirchner y las actuales mandatarias Cristina Fernández y Dilma Rousseff establecen una nueva etapa en la relación bilateral, debido a que la configuración internacional, el marco regional y la política interna de ambos países convergen en una sólida simbiosis política. En el plano global, el nuevo estatus de sexta economía del planeta y acreedor en los organismos internacionales, colocan a Brasil en un nuevo rol en el escenario mundial. En ese marco, la alianza con Argentina, en espacios como el G-20, permite marcar un contrapunto a las directrices ortodoxas y sostener un planteo no monetarista, centrado en la producción y la inversión. De hecho, en la 67º Asamblea General de la ONU, las presidentas Rousseff y Fernández cargaron contra las medidas anticrisis de la UE y los Estados Unidos, y sostuvieron una defensa a las políticas de protección de empleo y promoción de la industrialización en ambos países. A su vez, Brasil sostiene una articulación alternativa, en el marco de los Brics, que a pesar de la desaceleración China, permitió transitar sin sobresaltos la crisis de los centros financieros. Sin duda, la vinculación regional permitió sobrellevar el panorama internacional. Con el ingreso de Venezuela al Mercosur, la región consolida en espacio territorial y energético, con una población de casi 300 millones de personas, y que promete ampliarse con el ingreso de Bolivia y Ecuador, lo que permitiría articular el armado político de la Unasur en un bloque regional de integración. Incluso, el nuevo gobierno de México, permitiría centrar un esquema continental que dotaría a la Celac una base infranqueable a los intereses del capital financiero. En ese sentido, cabe mencionar las implicancias de esas articulaciones, citando el caso de la Fragata Libertad, retenida en Ghana el 2 de octubre pasado por un fallo a favor de los fondos buitre, que más allá de los logros del gobierno argentino en los estrados jurídicos, también tuvo una colaboración total de Brasil, que al tener representación diplomática en el país africano, la misma presidenta Rousseff puso a disposición de diplomáticos, juristas y funcionarios argentinos la embajada brasileña. Esto refuta los argumentos que sostienen una relación frágil, basada en señalar los conflictos arancelarios y comerciales que tienen ambos países, este planteo no comprende que la Argentina y Brasil representan un espacio económico 250 millones de personas, con una base industrial sólida, de gran potencial y abundantes recursos naturales estratégicos en una extensión de 9.000 millones de km2 y que los acuerdos en proyectos hidrocarburíferos establecerán un eje de desarrollo clave en la región. Tal como comentó a Miradas al Sur, el historiador económico Mario Rapoport: “la alianza estratégica que viene conformando desde la década de 1980, no sólo conduce a la superación de las dificultades históricas que tuvieron ambos países, sino que además trae beneficios concretos para ambas sociedades”. Y este vínculo se estrecha con la política interna, que a pesar del esfuerzo de marcar diferencias por parte de opositores, lo cierto es que tanto Lula y Dilma tuvieron como lazo estratégico para la política exterior de Brasil a Néstor Kirchner y Cristina Fernández en Argentina, vínculo que se potencia en coincidencias políticas que refieren a la visión sobre el multilateralismo y el americanismo. A su vez, cabe comprender que los modelos nacionales desarrollados en los países latinoamericanos se sustentan también en una convergencia ideológica de sus gobernantes, centradas en el avance de derechos humanos, la inclusión social y la garantía y promoción de derechos. Sin duda, profundizar la relación en la integración productiva potencia la unión continental. Por eso, con una agenda que no para, a finales de enero luego de la Cumbre Suramericana, las presidentas Dilma Rousseff y Cristina Fernández se reunirán en El Calafate, junto a sus ministros, para continuar con los lineamiento en diciembre, en el palacio de Itamaraty y realizar una evaluación de lo actuado y la implementación de proyectos acordados.

Promedio: 5 (1 voto)
Seguinos en Twitter
Print preview icon

OTRAS NOTAS

  • La presidenta brasileña Dilma Rousseff cumplió su primer viaje internacional. Y con una agenda de unas cinco horas, reafirmó el nuevo vínculo en la relación bilateral que establecieron ambos países a partir del eje que marcaron Inácio Lula da Silva y Néstor Kirchner, junto a Hugo Chavéz, de contraposición al Alca que impulsaba el ex presidente de los Estados Unidos, George W. Bush. En este encuentro con la mandataria argentina Cristina Fernández, con sólo seguir la crónica de la visita de Dilma al país, se puede comprender la nueva etapa en la integración binacional y regional.
  • Los acuerdos firmados con Brasil tras la visita de su presidenta, Dilma Rousseff, a su par Cristina Fernández de Kirchner, para la construcción de 2 reactores nucleares de tecnología argentina son la consecuencia del trabajo que desde hace años el ministro de Planificación, Julio De Vido, encargó, particularmente, a la Cnea.
  • Asumiendo un liderazgo internacional, la presidenta Dilma Rousseff salió a criticar el actual orden mundial, al entender que el mismo “no refleja la realidad: la fuerza emergente de los países en desarrollo. No refleja continentes enteros, como es el caso de América latina o África”. Lo sostuvo la mandataria en un discurso ante la Asamblea Nacional de Angola, en el marco de su visita por los países africanos.
  • El diario Clarín destacaba en su edición del 2 de enero pasado que la presidenta de Brasil Dilma Rousseff no había citado a la Argentina en su discurso de asunción. En menos de 24 horas, se esfumó ese intento de buscar discordias bilaterales, cuando los cancilleres de ambos países anunciaron que la mandataria brasileña fijaba a Buenos Aires como primera visita internacional. Este offside periodístico elude los condicionamientos estructurales que tienen ambos países, tanto históricos como coyunturales, que los relaciona en forma estratégica y preponderante.
  • Durante el desarrollo de la Cumbre del G-20 en Cannes, la presidenta Dilma Rousseff no sólo marcó una línea contra las políticas de ajuste, además provocó un viraje en la estrategia de rescate del viejo continente, mientras Estados Unidos y la Unión Europea esperaban generar el compromiso de los Brics (especialmente de Brasil, China y Rusia) para que aporten a la formación de un fondo de estabilización para la eurozona. El rechazo de la mandataria brasileña generó un cambio en la propuesta inicial.
  • Son mujeres especiales, son militantes políticas y saben que las dos juntas tendrán más fuerza que (Néstor) Kirchner y yo. La gente tiene más respeto por las mujeres que por los hombres y estoy seguro de que las dos juntas van a cambiar un poco la política mundial.” El elogio de Lula da Silva a las presidentas Cristina Kirchner y Dilma Rousseff, durante la inauguración de la nueva sede diplomática argentina en Brasilia, no sólo confirmó la excelente relación bilateral.

Facebook hazte Fan

Comentarios en Facebook

Ricardo Romero

Entradas populares

Blogs

Mi lista de blogs