domingo, 26 de agosto de 2012

Dilma prefiere militares para el Mundial

Dilma prefiere militares para el Mundial

Año 5. Edición número 223. Domingo 26 de agosto de 2012

A pedido de Dilma Rousseff, el ministro de Defensa brasileño, Celso Amorin, firmó una ordenanza publicada en el Boletín Oficial, que autoriza el empleo de las FF.AA. en la coordinación de la defensa y seguridad de áreas prioritarias de los megaeventos que ocurrirán en Brasil, que van desde la Copa Confederaciones en 2013, la Copa del Mundo de 2014 y los Juegos Olímpicos y Paraolímpicos de 2016. Incluso, actuarán durante la visita del Papa Benedicto XVI, que acontecerá el año próximo en la Jornada Mundial de Juventud en Río de Janeiro. Esta decisión de prescindir de las policías militares y optar por las FF.AA. para realizar la custodia de estos encuentros se debe al comportamiento que tuvieron las fuerzas estaduales, tanto en los carnavales, que realizaron huelgas en algunos estados y en otros amenazaron, y por el mal desempeño que tuvieron en Río de Janeiro durante la Cumbre Río+20, donde hubo un intento fallido de una protesta policial, lo que colmó la paciencia de Rousseff. La ordenanza autoriza a los militares a “realizar la planificación y empleo temporario de FF.AA. para actuar en áreas de defensa aeroespacial, control del espacio aéreo, defensa marítima, fluvial y portuaria, seguridad y defensa cibernética, defensa antiterrorista, de fiscalización de explosivos, fuerzas de contingencia de defensa contra agentes químicos, biológicos, radiológicos o nucleares y en acciones complementarios, cuando fuera el caso, en todas las ciudades que serán sede de los grandes eventos”, responsabilidad que excede a las fuerzas estaduales. A su vez, tal como prevé la Constitución brasileña, las leyes complementarias 97 y 118, y el decreto n° 3.897, de 2001, cuando los militares son empleados en seguridad pública, los órganos estaduales son coordinados por éstos, lo que implica la asignación de oficiales para planificar, ejecutar y controlar las finanzas destinadas por el gobierno al Ministerio de Defensa para la seguridad de estos encuentros internacionales, especialmente el de los Juegos Olímpicos, estimado en mil millones de dólares. Esta decisión incómoda profundamente a los integrantes de la Policía Federal y de las secretarías estaduales de Seguridad, porque las fuerzas locales esperaban heredar el equipamiento que daba ese presupuesto y ahora no contarán con ese legado. Por eso, los secretarios de Seguridad de los 12 estados donde se desarrollarán los eventos evalúan la posibilidad de divulgar un manifiesto, solicitando que la coordinación de la Seguridad quede en el Ministerio de Justicia, responsable de la Policía Federal y de las Terminales de Micros a nivel federal. Por su parte, las Fuerzas Armadas se aprestan a asumir la coordinación. El Ejército indicará un General para coordinar la defensa terrestre; lo propio hará la Aeronáutica con un Brigadier para la defensa aérea; en tanto la Marina tendrá un Almirante coordinando apoyó en el puerto de Salvador-Bahía.

Promedio: 5 (1 voto)
Seguinos en Twitter
Print preview icon

OTRAS NOTAS

  • Las principales ciudades carnavalescas de Brasil pueden quedarse sin fiesta por la crisis de seguridad pública que desató el amotinamiento de miembros de la Policía Militar de Bahía por reclamos salariales y condiciones laborales. Tras nueve días, la desprotección de las calles duplicó la tasa de homicidios de la región con 146 muertos. Decidida, la presidenta Dilma Rousseff dispuso la intervención de las fuerzas federales, que cercaron a los huelguistas en pleno centro del sistema político local (la Asamblea Legislativa).

  • Cómo evalúan desde el Centro de Estudios Legales y Sociales los cambios en el área de seguridad? –La creación del Ministerio de Seguridad representa una oportunidad histórica para llevar a cabo transformaciones institucionales sobre el sistema federal de seguridad que venían postergadas. Tenemos fuertes expectativas teniendo en cuenta su trayectoria en Defensa en cuanto al control de las Fuerzas Armadas. Uno de los mayores desafíos es la conducción política del sistema de seguridad. Garré puede hacerlo y garantizar el control civil de las fuerzas de seguridad.

  • A Dilma Rousseff pareciera no darle descanso el vendaval de bajas en el gabinete. A las dimisiones de los ministros, se les suman las presiones políticas, especialmente de los militares, que provocaron un desgaste de su gobierno. Si bien el rápido accionar de la mandataria, que viene reemplazando a cada funcionario sospechado de corrupción, parecía darle un retrato de cierta firmeza, no pudo evitar que los cambios afectasen su imagen.

  • –Qué opina de la asunción de Nilda Garré como ministra de Seguridad?

  • Con el despliegue de 17.000 militares, el gobierno brasileño está llevando a cabo desde el lunes 6 la Operación Ágata 5 de control de 3.900 km de fronteras con Paraguay, Argentina y Uruguay. Oficialmente, el operativo se dirige a perseguir el tráfico de drogas y explosivos, el contrabando y los delitos medioambientales. Sin embargo, la masiva intervención militar en tareas policiales afecta las relaciones regionales y tiene proyecciones mundiales.

  • En Brasil, mientras la recientemente creada Comisión de la Verdad y la Memoria se apresta a abrir la caja de Pandora que dejó la dictadura militar en ese país, la presidenta Dilma Rousseff le hace un guiño a las fuerzas armadas para descomprimir las tensiones que su creación provocó. Con promesas de asignarles un rol importante en el impulso industrial o el incremento presupuestario y la renovación de armamento, la mandataria brasileña busca tender un puente con los militares.

No hay comentarios:

Facebook hazte Fan

Comentarios en Facebook

Ricardo Romero

Entradas populares

Blogs

Mi lista de blogs