domingo, 4 de diciembre de 2011

Los entretelones de la cumbre Cristina-Dilma

http://sur.infonews.com/notas/los-entretelones-de-la-cumbre-cristina-dilma

Los entretelones de la cumbre Cristina-Dilma

sociedad@miradasalsur.com
Mercosur
La cita en Caracas entre la jefa de Estado argentina Cristina Fernández y su par brasileña, Dilma Rousseff, sirvió para corregir ciertas tensiones que se registraron este año en el comercio bilateral. Además, el particular contexto de crisis global empujó a cada país en los últimos meses a tomar medidas excepcionales que fueron, a su vez, malinterpretadas por algunos medios como medidas proteccionistas. El vecino país, por ejemplo, acaba de lanzar el Plan Brasil Maior, destinado a aumentar su volumen de exportaciones vía exención impositiva y beneficios fiscales. En todo caso, la cumbre bilateral, con el Mar Caribe de fondo, tenía como objetivo corregir distorsiones, aumentar el nivel de diálogo de los empresariados y reencontrar a las dos locomotoras económicas del Mercosur. Y, si tenemos en cuenta los meses precedentes, podemos decir que las dos damas movieron bien las piezas en el tablero. En principio, a mitad de año, existieron tensiones entre ambos países, especialmente por la ampliación de productos sometidos a Licencias No Automáticas (LNA) para importar que realizó Argentina a fin de paliar la reducción del superávit comercial en bienes, que cayó un 29 por ciento en 2010 y un 16,1 por ciento en el primer trimestre de 2011, en relación al mismo período en el año anterior. Esa medida afecta al 19 por ciento de las importaciones argentinas, unos 11 mil millones de dólares, abarcando casi la totalidad de manufacturas de origen industrial compradas en el exterior. De los cuales, Brasil representa unos 4 mil millones de dólares, agravando la tirantez porque Argentina mantiene un déficit con su vecino de unos 5.200 millones de dólares, sobre todo concentrado en el comercio de manufacturas. A su vez, el deterioro comercial que sostuvo Brasil hacia mitad de año, producto de la apreciación que sostenía su moneda local, que afecta especialmente al sector automotor, llevó a aplicar las LNA a la importación de autos argentinos. Lo que repercutió notablemente en nuestra plaza porque la industria de automotores y autopartes es clave en el comercio bilateral, alcanzando un 38 por ciento del intercambio entre ambos países. De este sector, Brasil exporta a Argentina un 51,8 por ciento de su producción, en tanto que importa un 36,2 por ciento. En contrapartida, Brasil absorbe el 82 por ciento de las exportaciones argentinas y provee el 60,7 por ciento de la demanda de la industria automotriz argentina. Por otro lado, a partir del inicio del segundo semestre del año y por iniciativa de una misiva de la ministra de Industria, Débora Giorgi, a su colega brasileño, Fernando Pimentel, donde reafirmó que las medidas no frenaban una relación comercial en ascenso –que crece al 33% anual según la funcionaria–, las negociaciones se concentraron en abordar acciones para encontrar soluciones sobre puntos conflictivos, a fin de alcanzar una balanza comercial más equilibrada y sustentable. En ese sentido, los puntos de acuerdos fueron tratados en Brasilia, en el marco de la Encomex Mercosur 2011, como antesala de la Cumbre de la Celac. Además, en la reunión preparatoria técnica para el encuentro entre ambas presidentas, una de las medidas de mayor consenso fue la de exigir a las empresas multinacionales, con asiento en la Cuenca del Plata, la inclusión en sus productos de más partes fabricadas tanto en Argentina como en Brasil. Sin duda, todos estos ítem fueron claves para coronar un año 2011 con una relación comercial más equilibrada. Igualmente, en los primeros diez meses de este calendario, la balanza volvió a cerrar en rojo para Argentina. Porque si bien nuestras exportaciones tuvieron un incremento del 21 por ciento –alcanzando unos 14.184 millones de dólares–, las importaciones de Brasil crecieron un 25 por ciento –llegando a 18.340 millones de dólares–, lo que implicó, en definitiva, un déficit de unos 4.156 millones.

Promedio: 5 (1 voto)
Seguinos en Twitter
Print preview icon

Otras notas

  • El comercio bilateral con Brasil cerró 2010 con un intercambio récord de u$s32.949 millones que dejó, en tanto, un déficit de u$s4.097 millones para la Argentina. El saldo negativo en la balanza comercial es 172% mayor que el resultado de 2009 –cuando el déficit alcanzó u$s1.503 millones– pero 6% más chico en la comparación con 2008, el anterior año récord de comercio bilateral, cuando el saldo negativo alcanzó su máximo de 4.347 millones de dólares.
  • Por un diciembre flojo en el que las exportaciones cayeron 80% interanual, la balanza comercial cerró 2010 con un excedente menor que el esperado. El saldo fue superavitario en u$s12.057 millones, 28,6% menos que el año anterior, aunque casi alcanzó a igualar el de 2008, cuando los efectos de la crisis internacional aún no habían llegado tan al Sur.
  • El real brasileño se depreció el último viernes un 1 por ciento frente al dólar y acumula una caída del 2,68 por ciento desde el miércoles, cuando el Banco Central de Brasil redujo la tasa de interés de referencia para neutralizar la apreciación de su moneda. Además, esta devaluación empalmó con una caída de 2,73 por ciento en la Bolsa de San Pablo y la difusión de datos oficiales sobre la desaceleración de la economía del país vecino en el segundo trimestre del año.
  • La trifulca que marcó la agenda comercial entre Argentina y Brasil, por las restricciones a importaciones de ambos países, pareciera encaminarse a partir de impulsar acuerdos rápidos (fast track) y la liberación del ingreso a los 1.000 autos, con la aceptación de compras de neumáticos y baterías. Este incidente muestra la fragilidad en la que se sustentan los intercambios basados en el mercado y sugiere una profunda revisión e impulso del proceso de integración centrado en la producción.
  • El posible default norteamericano y las consecuencias para la región fue el eje principal de lo debatido en la cumbre extraordinaria de la Unasur desarrollada en Lima, a la postre de la asunción presidencial 0de Ollanta Humala. Paradójico y copernicano, el mitin raudo y touch and go de los presidentes sudamericanos –donde participó la Jefa de Estado argentina, Cristina Fernández– discutió esta vez cómo sortear la crisis del norte y preservar la estabilidad económica del sur, un hecho inaudito en la historia política interamericana.
  • Tanto el gobierno de Inácio Lula da Silva como el de Dilma Rousseff tuvieron un esquema cruzado de política monetaria ortodoxa y fiscal expansiva, una línea económica que presentan como “desarrollismo monetarista”, y que durante casi una década sustentó el crecimiento, incluso. Sin embargo, la constante valorización del Real, que en julio alcanzó 1,52 $R por cada U$S –por debajo de la última cotización más alta alcanzada el 19 de enero de 1999 que fue de 1,55 por dólar–, encendieron las luces de alerta del tablero económico.

Facebook hazte Fan

Comentarios en Facebook

Ricardo Romero

Entradas populares

Blogs

Mi lista de blogs