sábado, 31 de diciembre de 2011

Brasil juega en primera

http://sur.infonews.com/notas/brasil-juega-en-primera

Brasil juega en Primera

Año 4. Edición número 189. Sábado 31 de diciembre de 2011

2012. La presidenta Dilma Rouseff se propone par el año próximo, erradicar la indigencia en el brasil.
En plena crisis internacional, Brasil se convierte en la sexta economía mundial, desplazando nada menos que a Gran Bretaña.
Muchos serán los motivos que tendrá Dilma Rousseff para brindar este domingo, cuando levante la copa para recibir el año nuevo. Uno de ellos, es que logró comandar al gigante de Brasil, una economía que en plena crisis internacional, hoy se ubica en el sexto lugar del mundo –desplazando nada menos que a Gran Bretaña–. Además, logró sobrellevar las renuncias de sus ministros terminando con un 72% de apoyo popular, al mostrarse con firmeza contra la corrupción, según una encuesta de Ibope. Logra, así, salirse de la sombra de su predecesor, el ex presidente Luiz Inácio Lula Da Silva, incluso en el plano internacional, donde destacó en el G-20 y consolidó su relación con los países de la Celac y los Brics. La noticia divulgada por el Centro de Investigaciones Económicas y de la Empresa (Cebr), con sede en Londres, que afirma que Brasil desplazó al Reino Unido como sexta economía del mundo (quedando detrás de Estados Unidos, China, Japón, Alemania y Francia) cayó muy bien en el gobierno brasileño. Al respecto, Dilma Rousseff afirmó que la comunidad internacional observa a Brasil con “respeto y confianza”, a la vez que su ministro de economía Guido Mantenga proyectó al país en el quinto lugar para 2015. Y es que si bien el crecimiento de 2011 fue menor al año anterior, la crisis que atraviesa europa, que resaga su economía, junto con la demanda de China y otros países asiáticos, catapultaron a Brasil al nuevo lugar en el ranking global. Incluso, el director del Cebr, Douglas McWilliams, sostiene que el mapa está cambiando, donde naciones productoras de materias primas crecen y Europa retrocede, y entiende que también Francia y Alemania irán progresivamente reduciendo su influencia. Sin embargo, Brasil está lejos de alcanzar los niveles per cápita de la eurozona, los 8.500 dólares anuales por brasileño están por debajo de la media de 16 mil dólares anuales por habitante europeo. Además, en lo que refiere a distribución, mientras presenta un Gini (índice de desigualdad) de 51, los países como Alemania y Francia rondan en 22 (aunque no tendría nada que envidiarle a Estados Unidos con 45). En este tema, el ministro de Hacienda, Guido Mantega, estima que a Brasil le costará entre 10 y 20 años alcanzar los niveles de vida europeos. Y hacia ese camino va, según Dilma Rousseff, quien consideró que hay motivos para ver un 2012 “con gran optimismo, con la seguridad de que Brasil continuará creciendo con estabilidad y disminuyendo la desigualdad en un ambiente de pujante democracia”. Además, aseveró: “Trabajamos mucho este año para hacer de Brasil un país cada vez mejor y más justo. Vamos a trabajar aún más en 2012 para continuar avanzando”. De hecho, para 2012, Dilma Rousseff se propone erradicar la indigencia. Así como su antecesor logró sacar a 28 millones de brasileños de la pobreza, el gobierno brasileño se propone incorporar al consumo a 16 millones de personas que hoy padecen la extrema exclusión. Lo harán a partir del fortalecimiento de planes sociales, tal como lo anunció en su columna semanal. Y esto explica en parte su alta popularidad, que si bien tiene un perfil más gerencial y menos político o carismático, su inflexible accionar frente a los hechos de corrupción le hace recuperar inserción en los sectores medios, franja social donde Lula había perdido apoyo, y le da nuevas perspectivas electorales, tal como lo comenta el analista Ricardo Ribeiro, quien afirma: “Su estilo más duro, de gerente, que da esa imagen de dama de hierro que enfrenta la corrupción, está agradando a la clase media tradicional”. Cabe destacar que Ipea (Instituto de Pesquisa en Economía Aplicada) presentó un informe sobre la percepción de la pobreza, donde los brasileños de sectores medios sostienen que la corrupción es la principal causa de la desigualdad. Incluso, en el plano internacional, donde muchos analistas visoraban un bajo perfil para Rousseff, los pronósticos fueron erróneos. Si bien el ex presidente Lula tenía mayor afinidad en ese marco, la actual mandataria no perdió protagonismo global. Además de consolidar relaciones con sus pares latinoamericanos, en los tres anillos de integración (Mercosur, Unasur y Celac), propició acuerdos y estrategias con los países del Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), que tuvieron importante repercusión en el G-20, especialmente en el debate sobre el rescate de la eurozona, donde Brasil se opuso a financiar un fondo y afirmó el apuntalamiento del FMI como medio de solventar no sólo la crisis europea, sino un esquema mundial. Además, si se observa que los ministros que han dimitido (el jefe del Gabinete Civil de la Presidencia, Antonio Palocci, y los de Transportes, Alfredo Nascimento; Agricultura, Wagner Rossi; Turismo, Pedro Novaes; Deportes, Orlando Silva, y Trabajo, Carlos Lupi) casi todos vienen de la gestión Lula. Ahora, cuando vuelva de sus vacaciones, Dilma Rousseff planea un recambio de gabinete que le daría un perfil propio al gobierno, que hasta en detalles se diferencia; por ejemplo, ejecutó un 37,7% menos los gastos reservados, algo que destacó Renata Lo Prete para UOL y Folha. Así, de frente al 2012, Dilma encara las elecciones municipales con un caudal político que le permitirá reorganizar los disensos que provocó un año sin contiendas electorales. Por eso: ¡Salud Dilma!.

Promedio: 5 (1 voto)
Seguinos en Twitter
Print preview icon

Portada - ElArgentino.com CN23 Tiempo Argentino Veintitrés Veintitrés Internacional Newsweek Diagonales 7 Días Sur Asterisco Contraeditorial

Otras notas

  • La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, realizó su tercer viaje internacional. Esta vez, el destino fue China, los anteriores habían sido Argentina y Portugal. Estuvo acompañada por los Ministros Antonio Patriota (Relaciones Exteriores), Fernando Pimentel (Desarrollo, Industria y Comercio), Aloizio Mercadante (Ciencia y Tecnología) y Edison Lobao (Minas y Energía); además del gobernador de Bahía, Jaques Wagner, y una comitiva de unos 250 empresarios.
  • Asumiendo un liderazgo internacional, la presidenta Dilma Rousseff salió a criticar el actual orden mundial, al entender que el mismo “no refleja la realidad: la fuerza emergente de los países en desarrollo. No refleja continentes enteros, como es el caso de América latina o África”. Lo sostuvo la mandataria en un discurso ante la Asamblea Nacional de Angola, en el marco de su visita por los países africanos.
  • Durante el desarrollo de la Cumbre del G-20 en Cannes, la presidenta Dilma Rousseff no sólo marcó una línea contra las políticas de ajuste, además provocó un viraje en la estrategia de rescate del viejo continente, mientras Estados Unidos y la Unión Europea esperaban generar el compromiso de los Brics (especialmente de Brasil, China y Rusia) para que aporten a la formación de un fondo de estabilización para la eurozona. El rechazo de la mandataria brasileña generó un cambio en la propuesta inicial.
  • Mientras los índices de las Bolsas y del sistema financiero se tambalean, incluso cayendo como fichas de dominó, la Presidenta brasileña salió al cruce de la política monetaria norteamericana. Criticó una medida, que devaluó unilateralmente la divisa, como una respuesta económica a un problema que necesita una solución política.
  • Casi como una metamorfosis kafkiana, devino la mariposa y Brasil ahora comienza a volar con belleza femenina. Aquella joven guerrillera, que padeció la tortura de una dictadura asesina, con el esfuerzo de haberse recibido de economista y haber mostrado su capacidad en la gestión pública, llega a la presidencia luego de haber enfrentado su primera contienda electoral. La flamante presidenta Dilma Rousseff tiene el reto de marcar su impronta en un nuevo gobierno.
  • Que a Brasil ahora lo conduce la presidenta Dilma Rousseff se nota desde el estilo de gestión hasta en los lineamientos de la política nacional e internacional. Apenas llegó al Planalto (sede del gobierno), mandó a sacar una Biblia que Lula tenía en el despacho, destacando su laicismo y siendo como una antesala de su forma de administrar.

No hay comentarios:

Facebook hazte Fan

Comentarios en Facebook

Ricardo Romero

Entradas populares

Blogs

Mi lista de blogs