lunes, 11 de julio de 2011

Matrimonio igualitario: Brasil sigue los pasos de Argentina

Matrimonio igualitario: Brasil sigue los pasos de Argentina

Año 4. Edición número 164. Domingo 10 de julio de 2011

Así como un 14 de julio de 1789, la Toma de la Bastilla se convirtió en un valuarte en la conquista de la libertad y la igualdad en la era moderna, un mismo día, pero de 2010, la sanción del matrimonio igualitario en Argentina se constituyó en un camino a seguir en la lucha por la diversidad en latinoamerica, donde Brasil parece continuar los mismos pasos que su vecino.
Desde la madrugada de la aprobación de la ley en este país, diferentes legisladores, juristas y activistas brasileños vieron un terreno propicio para instalar el debate. En ese momento, el coautor de un proyecto de unión civil, José Genoino, sostuvo: “En caso que no se siga al Congreso argentino, el Congreso de Brasil puede ser tachado de conservador”, y concluyó: “En la práctica, en Brasil se reconoce la unión de personas del mismo sexo” a través de decisiones judiciales y en el banco público, para la financiación de compra de viviendas.
Estas políticas son la expresión del visto favorable a la unión civil homoparental por parte del ex presidente Luiz Inácio Lula Da Silva, que en la I Conferencia Nacional de Gays, Lesbianas, Bisexuales, Travestis y Transexuales en 2008 anunciaba acciones en ese sentido. Allí, Lula decía: “Siempre defendí el derecho a la unión civil. Creo que tenemos que parar con la hipocresía en este país, porque sabemos que existe”.
Sin embargo, hasta la sanción en Argentina, la idea de unión civil excluía compararlo con el concepto de matrimonio o la inclusión del derecho de adopción. Por eso, la norma movilizó a la Asociación Brasileña de LGTyB, a través de su presidente, Toni Reis, del Grupo Dignidad, a impulsar acciones para que parejas homoafectivas se casen en Argentina y sean reconocidas en Brasil, en el marco de las validaciones que podría otorgar el espacio Mercosur.
A su vez, a principio de 2011 se conformó un frente parlamentario para la Comunidad LGTyB que se propone, como objetivo principal, la legalización del matrimonio gay en Brasil. Este bloque congrega a 171 diputados y senadores brasileños de los 600 que componen ambas cámaras, y está impulsado principalmente por la senadora Marta Suplicy, del PT, y el diputado Jean Wyllys, del Psol.
Al igual que en Argentina, el paso decisivo hacia el matrimonio igualitario lo dio la vía judicial, cuando el 5 de mayo de este año, el Supremo Tribunal Federal brasileño dictaminó, por fallo unánime, el reconocimiento a las uniones civiles de personas del mismo sexo como entidad familiar y la asignación de los mismos derechos de los heterosexuales, tanto en lo civil como en lo económico.
Un paso más lo concretó el Juez Fernando Henrique Pinto, quien en la ciudad de Jacareí, del Estado de San Pablo, autorizó el registro matrimonial de André Rezende Moresi y José Sergio Santos de Sousa, el 28 de junio pasado. Pinto señaló que su decisión está basada en la determinación del máximo tribunal del país y en la Constitución brasileña, la cual delinea la transición de una unión civil a un matrimonio. Al día siguiente, una jueza de Brasilia, Junia de Souza Antunes, autorizó el registro de dos mujeres.
Si bien el fallo del STF es vinculante a todas las uniones civiles, el juez Jerónymo Villas Boas anuló dos contratos celebrados entre homosexuales en Goias, uno el 17 y el otro el 29 de junio, por considerar que el Tribunal “se extralimitó” al autorizar tales uniones. Si bien, la primera decisión fue revocada por la corregidora de justicia de ese Estado, Beatriz Figueiredo, la batalla por consolidar el matrimonio igualitario aún tiene pasos a llevar en Brasil.

Promedio: 5 (1 voto)
Seguinos en Twitter

Facebook hazte Fan

Comentarios en Facebook

Ricardo Romero

Entradas populares

Blogs

Mi lista de blogs