jueves, 30 de junio de 2011

Los candidatos del voto no positivo

Elecciones 2011
Los no candidatos del voto no positivo


Macri y Pino pasaron de soñar con Balcarce 50 a conformarse con disputar Bolívar 1.
Ricardo Romero – Politólogo UBA/UNSAM – Centro de Cultura y Debate Socialista www.centrosocialista.org.ar
el apoyo popular que recibe la candidatura de Cristina licuó las aspiraciones de Cleto, Mauricio y Pino”

La no postulación presidencial de Cleto Cobos, Mauricio Macri y Pino Solanas muestra un punto contrapuesto al 28 de junio de 2009. Se pasa de una situación, donde el señor Hugo Biolcati incentivaba a que la oposición gobierne al abandono a aspiraciones presidenciales de los aventureros del poder. Y es que el voto no-positivo por defección expresó solo la voluntad de los agronegocios, que a través del señor Héctor Magnetto, convertido en líder del partido de oposición llamado Clarín, intentó cristalizar en un bloque de gobierno lo que las urnas dieron cuanto mucho como un conjunto o runfla parlamentaria (el Grupo A).

Y es que a partir del resultado de las elecciones del 2009, los grupos mediáticos intentaron convertir a una mayoría electoral, derrotada por exiguo margen en un distrito clave, en una fuerza política con aparente incapacidad para gobernar. Por el contrario, el gobierno de Cristina se consolidó a base de iniciativas políticas que redoblaban la agenda de cambio. Es que el Grupo A pretendía articular un arco demasiado amplio, heterogéneo y mezquino; que iba desde Rodríguez Saá a Giustiniani en el Senado o desde Pinedo a Solanas en Diputados. Sin duda, este abanico pudo arrebatar las comisiones del parlamento, pero no logró generar políticas o frenos a la gestión.

Con una agenda propia, la gestión de Cristina Fernández de Kirchner reconstruyó mayorías en el parlamento y condicionó a expresiones progresistas a que no tuvieran más opción que acompañar iniciativas sustanciales: medios, AFHP, AUH, matrimonio igualitario, entre otros. Ejes que mostraron un cambio de relación entre ciudadanía y gobierno, primero con el multitudinario festejo del Bicentenario y luego con la masiva expresión de dolor por la muerte de Néstor Kirchner. Así, los aires de cambio comenzaron a vivenciarse con ese clamor juvenil.

Esto se evidenció con los resultados electorales en las provincias, donde el respaldo al gobierno nacional va ganando elecciones, algo que incluso con fraude no se pudo evitar, y fue lo que indujo a un revalúo en los sueños presidenciales, debido a que el apoyo popular que recibe la candidatura de Cristina licuó las aspiraciones de Cleto, Mauricio y Pino. La derrota en Catamarca provocó el desplome de los anhelos de Cleto; la fraudulenta elección en Chubut impactó en el peronismo residual, le sacó una columna al armado de Macri, dejando a ese espacio haciendo papelones (a confesión de parte...); y a su vez, las magras perspectivas del cineasta, como afirmó Claudio Lozano, también lo hicieron desistir.

Ahora, Macri y Pino pasaron de soñar con Balcarce 50 a conformarse con disputar Bolívar 1. Y esto tiene un doble efecto, por un lado, despeja el camino a la reelección de Cristina Fernández de Kirchner, incluso en primera vuelta, al rondar los cuarenta puntos y con todos los oponentes, que aún circulan (Alfonsín, Duhalde, Rodriguez Saá, Binner, Altamira, Carrió, entre otros), estando a más de diez puntos y sin capacidad de articular armado alguno.

Sin embargo, por otro lado, se genera un escenario complejo en la Ciudad de Buenos Aires, porque Don Macri intentará retener el gobierno porteño y el cineasta Solanas sueña pasar a doble vuelta a manos de derrotar al kirchnerismo y descarta llegar a la jefatura de la Ciudad. Esto le provoca al gobierno nacional un desafío cruzado por dos cosas, una porque tiene que evitar que el macrismo gane la menor cantidad de Comunas posibles y además buscar ganar en segunda vuelta.

En este sentido, el gobierno conformó una interesante propuesta para la Ciudad, con su fórmula Filmus-Tomada, con una construcción fuerte en la ciudad y suma adhesiones de otras fuerzas; además el ministro tiene una fuerte inserción en el PJ porteño y una buena gestión en su cartera. Además, suma a la fórmula nacional a Amado Boudou, que además de ser la marca de la política económica del gobierno suma adhesiones a la propuesta en la Ciudad.

En ese sentido, será estratégico pensar las alianzas y coaliciones, por lo que es necesario convocar, e interpelar, a las fuerzas no-kirchneristas que son contrarías al macrismo, tanto para pactar en primera vuelta como para llegar a acuerdos de gestión en el ballotage, siendo amplios para derrotar a Macri. Por otra parte, en el marco de las elecciones comunales, se abre el abanico a un armado complejo y desafiante, donde el gobierno puede tener una mejor inserción local que el desgastado jefe de gobierno.

Se suele citar que Néstor sostenía la necesidad de ganar la Ciudad para acoplarla al proyecto nacional y además consolidarlo. Para esto, la tarea es responsabilidad de todos los que participan de la convergencia nacional y popular, evitando sectarismos y rencores, como incentivó la presidenta en Huracán, sin preguntar de donde vienen, sino interpelar si están de acuerdo de avanzar en este camino de transformaciones. La Ciencia Política deja paso a la Política.

Facebook hazte Fan

Comentarios en Facebook

Ricardo Romero

Entradas populares

Blogs

Mi lista de blogs