viernes, 2 de julio de 2010

Sobre Reforma Politica

Ampliar la Reforma Política

Ricardo Romero
Politólogo UBA/UNSAM
Centro Cultura y Debate Socialista

Con la puesta en marcha de la reforma política impulsada por el
gobierno, en consenso con el radicalismo, muchos plantean que va a
provocar un partidocidio, por el contrario, los que defienden los
cambios atacan la excesiva proliferación de sellos partidarios. Lo
cierto es que la existencia de casi un millar de entidades partidarias
expresa la explosión de los partidos tradicionales, donde sus
corrientes se exteriorizan por la falta de democracia interna.
Paradójicamente, la propuesta no avanza en los mecanismos electorales
partidarios, por el contrario, los deja librado a sus cartas
orgánicas.
De hecho las denuncias en las internas del socialismo pueden dar
puntos críticos a solucionar en las contiendas electorales en los
partidos políticos. Se plantearon adulteración de padrones, autoridad
electoral adicta, manipulación de centros electorales, restricciones
para la fiscalización, vuelco de padrones, entre otras
irregularidades, cotidianas en la mayoria de los partidos. Este acervo
nos permite sostener la necesaria regulación de comicios partidarios
internos, a fin de garantizar una buena democracia.
Es preciso un órgano electoral que garantice transparencia en padrones
y centros electorales conjuntamente con la supervisión en el ejercicio
del sufragio, con veedores y la urgente implementación de mecanismos
electrónicos. Sin la garantía de procedimientos internos ecuánimes,
solo podrán participar los grandes aparatos electorales, dejando fuera
expresiones sociales y voces que no caen en las burocratización
partidaria pero que pueden ser un aporte a las propuestas y
alternativas de gestión para una democracia que necesita mejorar.

--
Enviado desde mi dispositivo móvil

Ricardo Romero
Politólogo UBA/UNSAM
www.ricardoromeroweb.com.ar

No hay comentarios:

Facebook hazte Fan

Comentarios en Facebook

Ricardo Romero

Entradas populares

Blogs

Mi lista de blogs

Fotos que miran